Zithromax y el embarazo

Estudios sobre la acción de la azitromicina en mujeres embarazadas

Todos los agentes antiinfecciosos durante el embarazo pueden dividirse en tres grupos:

  1. Totalmente restringido debido al impacto letal demostrado en el embrión;
  2. Permitido, demostrado que no tiene impactos peligrosos;
  3. El impacto en el bebé no ha sido contemplado, por lo que tiende a estar conectado de manera única si se produce una crisis.

Zithromax pertenece al grupo tomado cuando el beneficio esperado excede el posible efecto dañino.

La azitromicina (la principal sustancia dinámica de Zithromax) es el principal macrólido semielaborado denominado clase de bienestar "B" en el embarazo (es decir, alude a fármacos para los que no hay peligro de efectos antagonistas sobre el embrión en las criaturas, aunque no se han realizado exámenes satisfactorios y cuidadosamente controlados en mujeres embarazadas).

prueba de embarazo

Debe notarse que después de un par de años de la instantánea de la aparición en la práctica clínica, la azitromicina comenzó a ser ampliamente utilizada para tratar enfermedades en mujeres embarazadas. De esta manera, como lo indican las consecuencias de una investigación de revisión de 4 años sobre la utilización de medicamentos antimicrobianos en 17,732 mujeres embarazadas a las que W.H. Taft et al. En la reunión anual de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas en Obstetricia y Ginecología en 2002, la azitromicina fue aprobada para el tratamiento de la contaminación durante el embarazo en el 8% de los casos. La mayoría de las pacientes (836 mujeres) recibieron el medicamento al final del embarazo, 488 pacientes en el segundo trimestre y 143 pacientes en el trimestre principal del embarazo.

De acuerdo con los efectos secundarios de algunas investigaciones farmacocinéticas de la azitromicina en mujeres embarazadas, la azitromicina sólo hasta cierto punto va a la incubación, que propone que no es adecuadamente viable para el tratamiento de enfermedades intrauterinas en el bebé. En cualquier caso, la obstrucción de la placenta previene un impacto notable de la medicación sobre el bebé en el tratamiento de las contaminaciones en la madre.

En el único estudio prospectivo sobre la seguridad de la azitromicina durante el embarazo, realizado como parte del Programa Canadiense para la evaluación del riesgo de efectos adversos durante el embarazo, el Programa Motherisk, se realizó una comparación de la incidencia de anomalías congénitas del desarrollo en los recién nacidos y otros resultados adversos de las indicaciones del embarazo) en los tres grupos de comparación. El primer grupo consistió en pacientes con infecciones que tomaron azitromicina durante el embarazo (n = 123); el segundo (n = 123) -pacientes con infecciones similares que tomaron otros antibióticos (eritromicina, amoxicilina, clindamicina, claritromicina), y el tercero (n = 123) -mujeres embarazadas que no tenían síntomas de infecciones y no recibieron medicamentos antimicrobianos. En muchas investigaciones de la azitromicina en el tratamiento de enfermedades en mujeres embarazadas, no sólo la viabilidad y mediocridad de esta medicación en mujeres embarazadas, sino también el bienestar de su utilización para la cría y el bebé fue considerado. Las representaciones de casos individuales, las consecuencias de los ECAs y las investigaciones observacionales demostraron que la utilización de la azitromicina en el embarazo no provoca una expansión en la tasa de resultados de embarazos no amigables y no se identifica con el evento de una distorsión particular en el niño, mientras que la recurrencia de inconsistencias formativas innatas no superó la dimensión normal en la población (1-3%).

Al analizar los datos, no se encontraron diferencias significativas en la incidencia de anomalías congénitas graves en los tres grupos comparados (3,4%, 2,3% y 3,4%, respectivamente). Aunque el número de pacientes incluidos en este estudio fue pequeño, la naturaleza prospectiva de la observación y el uso de grupos de control aumentó significativamente el valor probatorio de sus resultados.

Por lo tanto, actualmente existe una base de evidencia suficiente que confirma la seguridad del uso de la azitromicina durante el embarazo.

¿Qué hacer si tomó Zithromax sin saber que está embarazada?

A menudo, hay una situación en la que una mujer, sin saber que está embarazada, toma antibióticos. ¿Qué hacer en este caso? ¿Le duele al bebé? Si el antibiótico era de un grupo seguro, lo más probable es que no doliera. Pero Zithromax no se refiere a los medicamentos 100% seguros durante el embarazo. Los medicamentos prohibidos durante el embarazo pueden, en las primeras etapas, llevar a un aborto espontáneo o a la pérdida de un aborto.

Sólo hay una cosa que hacer en esta situación: cancelar el Zithromax tan pronto como se entere del embarazo. Queda por esperar. Si el medicamento tiene un efecto negativo sobre el embrión, puede producirse un aborto espontáneo. Si el embrión no funcionó de ninguna manera y el embrión sobrevivió, entonces lo más probable es que continúe desarrollándose sin desviaciones.

Para comprobar si el desarrollo del embrión no se ha detenido, se puede realizar un análisis de sangre para la hCG, preferiblemente dos o tres veces. Varios resultados idénticos o un indicador demasiado bajo indicarán la ausencia de un aborto. Otro criterio es el ultrasonido vaginal, pero en un momento anterior a las 4 semanas no es informativo.

No vale la pena recurrir a un aborto sólo por el temor de que el niño nazca con una discapacidad del desarrollo. Con efectos nocivos en las primeras etapas del embrión es probable que muera de lo que se desarrollará incorrectamente. Las malformaciones ocurren cuando el factor dañino actúa en etapas posteriores durante el crecimiento de los órganos. Si el embarazo es sólo planeado y se espera desde hace mucho tiempo, entonces es mejor rechazar el uso no sólo de antibióticos, sino también de cualquier sustancia que sea dañina para el feto.

¿Fue útil este artículo?
No