Zithromax y Alcohol

Copas de champán

El tratamiento de las enfermedades infecciosas e inflamatorias a menudo implica el uso a largo plazo de antibióticos. Los médicos siempre advierten que debe olvidarse del alcohol durante el tratamiento con antibióticos. Uno de los antibióticos más comúnmente prescritos es el Zithromax a base de azitromicina. En la descripción de la droga, no encontrarás ni una palabra sobre el alcohol. Los fabricantes obviamente no asumen que se le ocurriría a alguien usar azitromicina con alcohol.

Sin embargo, puede ser difícil para las personas con un amor patológico por las bebidas alcohólicas dejar de beber mientras toman antibióticos. Apenas se han realizado estudios especiales sobre la interacción de la azitromicina y el alcohol. Después de todo, cada médico sabe el efecto que un"cóctel" de este tipo puede proporcionarle. Siga leyendo para aprender cómo el antibiótico Zithromax interactúa con el alcohol.

¿Cómo Interactúa la Azitromicina con el Alcohol?

Las personas que son tratadas con azitromicina deben abstenerse de tomar refrescos mixtos. Por encima de todo, el licor influye en la farmacocinética del medicamento. La utilización de licor desactivará esencialmente la asimilación del medicamento y su agregación en los tejidos. Esto implica que el impacto restaurador será menos articulado. Es decir, el tratamiento de la enfermedad puede posponerse por completo, o incluso conducir al desarrollo de diferentes dificultades.

Las instrucciones para el medicamento mostraron que la azitromicina está contraindicada en individuos que experimentan enfermedades hepáticas extremas. Para esta situación, el hígado no puede jugar completamente la capacidad de equilibrio.

Importante: Hay casos en los que el uso de la azitromicina por parte de personas con patología hepática llevó al desarrollo de hepatitis fulminante e insuficiencia hepática. Esta es una condición muy seria que representa una amenaza para la vida. Leer más...

El hígado es el principal órgano de eliminación de azitromicina del cuerpo. Se puede argumentar que el uso de azitromicina con alcohol causa un doble golpe al hígado. Incluso un hígado sano no será fácil de manejar con dos tipos de sustancias tóxicas: un antibiótico y el alcohol. Y esto como resultado puede llevar a la derrota de los hepatocitos.

Es importante entender que a partir de una carga tan doble, el hígado no es capaz de neutralizar y eliminar adecuadamente el alcohol del cuerpo. Por lo tanto, se espera que incluso una pequeña dosis de alcohol puede conducir a una rápida intoxicación y resaca severa, manifestada por náuseas, vómitos, insomnio y otros problemas.

El siguiente problema son los riñones, que inevitablemente se verán abrumados por los efectos de una mezcla de antibióticos y alcohol. A esto hay que añadir el efecto irritante del etanol y de las drogas sobre las mucosas del estómago y de los intestinos. Ahora recordemos la influencia de las bebidas "con grados" en el metabolismo. Los expertos saben que los productos en descomposición del etanol violan significativamente el metabolismo. No es seguro en el momento en que el cuerpo tiene que absorber un antibiótico. La sustancia activa del medicamento simplemente no se absorberá completamente y el efecto sobre los agentes infecciosos en el cuerpo será muy débil. En el mejor de los casos, esto frenará la recuperación general. En el peor de los casos, permitirá que las bacterias patógenas lleven al cuerpo a varias complicaciones de la enfermedad existente.

Entonces, concluyamos qué consecuencias va a tener la interacción de Zithromax y el alcohol:

  • Lo más inofensivo que puede ocurrir es la falta de efecto del tratamiento antibiótico.
  • Afecciones más graves incluyen: insuficiencia hepática y renal - a través de estos órganos, los metabolitos del etanol y los antibióticos se eliminan del cuerpo, y bajo doble carga sus células mueren;
  • Los efectos secundarios al tomar la droga y el alcohol pueden ser distorsionados, por lo que la probabilidad de una dosis incorrecta de la droga; los términos de la excreción de los metabolitos son violados, como resultado de lo cual el cuerpo obtiene una intoxicación adicional;
  • La enfermedad entra en una fase crónica, lo que significa la imposibilidad de su curación y una medicación constante.
  • Además, si las células hepáticas están dañadas, el efecto del etanol será más largo y la embriaguez vendrá más rápido.
  • Incluso una pequeña dosis de alcohol en el tratamiento de la azitromicina llevará a una resaca larga y severa.

Posibles efectos secundarios que puede experimentar

Las instrucciones para el medicamento contienen información sobre los siguientes efectos secundarios:

  • Trastornos neurológicos - mareos, dolor de cabeza, somnolencia o irritabilidad, tinnitus (tinnitus).
  • Trastornos cardiovasculares: dolor en el pecho, latidos cardíacos rápidos.
  • Trastornos sensoriales - pérdida de audición y agudeza visual.
  • Trastornos digestivos - vómitos, diarrea, dolor abdominal, ictericia, pancreatitis, necrosis hepática con el desarrollo de insuficiencia hepática aguda y posible muerte.
  • Daño renal - el desarrollo de nefritis intersticial e insuficiencia renal aguda.
  • Reacciones alérgicas.

El consumo de alcohol puede aumentar la toxicidad de la azitromicina y, en este caso, se espera que aparezcan efectos secundarios. Los antibióticos han sido reconocidos desde hace mucho tiempo como el grupo de medicamentos más efectivo para combatir varias infecciones. Si el paciente tiene antecedentes de alcoholismo, el médico debe advertirle que la azitromicina y el alcohol son incompatibles.

Cuándo puede empezar a beber alcohol después del curso de tratamiento

Por lo tanto, si usted bebe alcohol, entonces sólo en una pequeña cantidad tres días después de la última administración de azitromicina. Pero antes de beber, piense en el hecho de que un tratamiento con antibióticos ya se ha convertido en una carga tangible para el hígado, ¿merece la pena cargar el cuerpo con bebidas alcohólicas? La respuesta es obvia. Es mejor que te olvides del alcohol al menos durante el período de toma de Zithromax para no sufrir de efectos secundarios graves.

Recuerde que el tratamiento con antibióticos sobrecarga seriamente los sistemas digestivo y excretor de una persona prácticamente sana. No es necesario que las infecciones graves comprueben la fuerza de su cuerpo, usando alcohol. Es importante tener en cuenta que la compatibilidad de la azitromicina y el alcohol se mantiene en cero. El tratamiento requiere una renuncia completa e incondicional de cualquier bebida alcohólica. La violación de esta prohibición puede conducir a las consecuencias más adversas.

¿Fue útil este artículo?
No